¿Es el invierno la mejor época para podar árboles y arbustos? Lo explica PODAS FLORAMA

/COMUNICAE/

El invierno es el mejor momento para podar los árboles y arbustos de floración estival. Sin embargo, los arbustos y árboles que florecen en primavera deben podarse inmediatamente después de la floración, ya que los primeros brotes aparecen en otoño

¿Por qué podar árboles y arbustos?
Según, PODAS FLORAMA, expertos en poda de árboles Madrid, la mayoría de los arbustos y árboles que suelen ser podados, se benefician de una mejor forma y estructura. Hay que tener en cuenta que la poda no es mala para los árboles, sino que mantiene la planta más fuerte y con menos riesgo de enfermedades y plagas. Además, una buena poda mejora el aspecto de cualquier árbol.

1- La salud del árbol es la razón principal para podarla
Es necesario saber si el árbol tiene ramas muertas, moribundas, enfermas o dañadas. Además, también hay que buscar que tenga ramas débiles o enclenques, así como ramas que estén cruzadas o rozadas entre sí.

2- La seguridad es otra cuestión importante
Las ramas bajas que cuelgan pueden ser un obstáculo y estorbar.

La poda de estas ramas se llama «desrame«. No sólo fomenta el crecimiento de la copa, sino que también deja espacio para que se pueda disfrutar con seguridad de la zona bajo el árbol.

Si algunos de los árboles presentan ramas débiles y colgantes que podrían romperse inesperadamente, puede suponer un peligro para las personas, los coches y los elementos externos de los edificios alrededor. Si estas ramas están en lo más alto del árbol, son muy grandes o están cerca de los cables eléctricos, lo mejor es llamar a una empresa profesional de poda de árboles para que se encargue de la intervención.

3- La poda puede hacer que los árboles sean más resistentes y les ayuda a pasar las heladas de invierno
A menudo, un árbol necesita ser podado para controlar su tamaño:

– Los arbustos que crecen demasiado pueden volver a su escala.

– Los árboles que dan amplias sombras pueden reducirse lo suficiente para que proyecten menos sombra.

– Los árboles frutales pueden mantenerse a un tamaño razonable, facilitando su cuidado y recolección de frutos.

– Los setos pueden mantenerse con el tamaño y la forma deseada.

– Los brotes de agua (ramas pequeñas y enclenques) que crecen directamente de las ramas de un árbol frutal no darán fruto y deberán ser podados a medida que se desarrollen.

– En el caso de algunas plantas, la poda favorece la floración y deja espacio para el nuevo crecimiento. Por supuesto, el momento de la floración es fundamental para saber cuándo hay que podar.

En general, el mejor momento para podar un árbol, arbusto o enredadera en flor es después de que termine de florecer, para no cortar las flores de la temporada.

¿Cuándo podar árboles y arbustos?
No cabe duda de la primavera es el momento ideal para inspeccionar los árboles y arbustos en busca de daños invernales. Es mucho más fácil ver la estructura de las plantas de hoja caduca sin sus hojas, por lo que la poda de los árboles puede realizarse de forma rápida y sencilla.

La mayoría de los árboles están todavía en estado de latencia y perderán menos savia, así como los insectos y las enfermedades estarán menos activos.

El momento adecuado para realizar este tipo de poda depende de cuándo florezca la planta.

Podar árboles y arbustos de floración primaveral después de la floración
Los árboles y arbustos de floración primaveral deben podarse justo después de que florezcan en primavera. Estos árboles desarrollan sus brotes en las ramas de madera viejas que crecieron el año pasado. En otoño, ya han formado sus botones florales y si se cortan estos botones florales, no se tendrá ninguna floración en primavera.

La poda después de que florezcan da a los nuevos brotes mucho tiempo para madurar antes del invierno y dar el máximo de flores la primavera del año siguiente.

Los arbustos que florecen en primavera son: Forsythia, lila, magnolia estrella, azalea, camelias, hortensias de hoja de roble y hortensias tipo mophead (Hydrangea macrophylla), rododendro, loropetalum, cornejo, Andrómeda, spirea y viburnum.

Para los arces, abedules, nogales y olmos (es mejor esperar hasta el verano)

Al esperar a que florezcan, se pueden decapar y podar al mismo tiempo. Esto fomentará la aparición de nuevos brotes y le proporcionará más flores el próximo año.

Los árboles más antiguos deben podarse con fuerza, recortando la mayor parte de los tallos en flor hasta llegar a un nuevo brote sano y retirando el crecimiento más antiguo (pero no más de 1/3 de los tallos más antiguos) hasta la base cada año, para que se renueve por completo cada pocos años.

Un arbusto muy crecido debería renovarse gradualmente y los arbustos jóvenes hay que recortarles los brotes más débiles y podar el resto para darles forma y tamaño. Es importante deshierbar, regar y cubrir con compost una vez realizada la poda.

¿Se puede podar los árboles que florecen en verano en invierno?
Las plantas leñosas de floración estival deben podarse durante el período de latencia a finales del invierno (o principios de la primavera) para favorecer la formación de nuevos árboles.

La poda de árboles otoñal estimulará los nuevos brotes mientras el árbol está en fase de lactancia, lo que lo debilitará. En la próxima temporada, estos árboles formarán capullos florales en plantas nuevas y no en las viejas del año pasado.

Los arbustos de floración estival pueden recortarse al final del invierno para favorecer el crecimiento y la floración de la próxima temporada.

Como puede ser: Bayas de belleza, Hydrangea paniculata, Rosa de Sarón, Hibiscus, Gardenia, Clethra, Buddleja, Brugmansia, Lagerstroemia indica, Rosas, Abelia y una variedad de árboles frutales.

Álamo, abeto, enebros, zumaques (se podan a finales de invierno)

Árboles y arbustos que no florecen
El final del invierno, durante la lactancia, es también el momento adecuado para podar los árboles y arbustos que no florecen, así como las coníferas.

Sin embargo, se puede podar ligeramente los setos y las coníferas en cualquier momento del año. Además, no hay problema en podar las ramitas y ramas de pequeño tamaño en cualquier momento del año.

Por supuesto, eliminar siempre las ramas muertas o enfermas en cuanto sea necesario, pero no hay que dejar que el árbol se debilite por ramas muertas o moribundas.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico